Responsabilidad social, el valor agregado que estás buscando.

Las empresas de hoy se están dando cuenta de que el éxito no sólo depende de la obtención de utilidades, sino que se requiere contribuir con todos los que participan en ellas para hacerlas más competitivas y enfrentar un mundo cada vez más globalizado. 

Para lograr esto deben emprender acciones diferenciadoras de responsabilidad social empresarial (RSE); Sin embargo, no es una tarea que se pueda tomar a la ligera, ya que un manejo inadecuado puede poner en riesgo la credibilidad y reputación de la compañía.


¿Cómo crear un proyecto eficiente de RSE en 10 pasos?

1. Identifique el campo de acción.
Es importante que identifique el campo de acción de su empresa. Si está inmersa en diferentes sectores, elija el que más se relacione con consumo masivo. Así podrá tener luces sobre el público al que se va a dirigir y sobre el tipo de acciones que puede poner en marcha. 

2. Defina la inversión.
El monto ayudará a cuantificar cada movimiento y a evitar  que la iniciativa sufra imprevistos que puedan retrasarla.

3. Seleccione grupos de interés.
Los grupos de interés son aquellas empresas, instituciones o público aliado que, además de estar interesado en su proyecto, puede apoyarlo de alguna forma. 

4. Elija su público objetivo.
Deberá elegir un grupo de personas o una comunidad con la que su empresa se sienta identificado. El público objetivo puede ser su habitual consumidor, pero debe estar en condiciones vulnerables. 

5. Elija las zonas de operación.
Dependiendo de las sedes donde tenga presencia la compañía y de la ubicación geográfica de sus grupos de interés, elija una zona en condiciones vulnerables a la que su empresa quiera impactar positivamente.

6. Determine el tipo de acción.
Hay diferentes acciones que ayudan a transformar el entorno: actividades que favorezcan el medio ambiente; acciones en pro de la construcción de comunidad, como la educación, terapias sociales o la enseñanza de labores  productivas para el posterior vínculo a un empleo.

7. Realice un plan a seguir.  
Hacer una lista sobre las acciones que llevará a cabo también facilitará la organización de las actividades. 

8. Someta el plan a aprobación.
La dirección de la empresa debe estar comprometida con el proyecto, por eso debe estar al tanto de lo que sucede en él.

9. Realice seguimiento frecuente.
Debe revisar el cumplimiento del programa para sugerir cambios o aprobar lo realizado. 

10. Presente resultados.
Los expertos coincidieron en decir que tener un control d
el desarrollo del programa, en variables cualitativas y cuantitativas, sirve para calcular su efectividad y plantear nuevos retos.

Si tu empresa un no tiene una iniciativa de responsabilidad social empresarial (RSE), te invitamos a repasar los puntos anteriores o contactarnos para ofrecerte alternativas y empezar lo antes posible.

www.bestground.com


Comentarios

Entradas populares